Mojo rojo

mojo rojo

El mojo rojo es la salsa canaria por excelencia para acompañar las típicas papas arrugadas de las Islas Canarias. Con varias recetas que pueden llegar a conseguir diferentes mojos de calidad, este mojo se ha convertido en un producto exportado por su popularidad y lo bien que puede funcionar con patatas y carnes, así como pescados.

Ingredientes mojo rojo

  • Tomate natural
  • Cayena
  • Comino
  • Ajo
  • Azúcar
  • Sal
  • Vinagre
  • Aceite de oliva
  • Pimienta molida

Preparación mojo rojo

Añadimos todos los ingredientes menos el tomate natural con un poco aceite y lo picamos todo con el robot de cocina. Una vez que tengamos el punto de la base del mojo y picante, añadimos el tomate, volvemos a triturar si fuera necesario o mezclar y luego añadimos aceite hasta conseguir el mojo con la textura adecuada.

Ahora es el momento de probarlo para ver si tenemos que corregirlo con sal u otro ingrediente.

Muchos mojos más caseros se hacen con los ingredientes picados pero no triturados quedando mucho más rojo y entero, pero en casi todos los casos el mojo por excelencia, quizás no el de algunas de nuestras madres, no esté totalmente triturado, pero a nuestro modo de ver debe estarlo, perdiendo ese color rojo de los ingrediente y quedando algo más anaranjado al emulsionarse con el aceite y quedar más como una salsa batida.

Trucos mojo rojo

Como truco importante para espesar la mejor opción es añadirle un poco de frito o pan sin freir como hacemos en otras recetas.

Recordad además que siempre un toque dulce matará el ácido del tomate y hará que la salsa quede más suave y deliciosa al paladar.

Como nota simplemente comentaros que en caso de que hagáis mojo rojo quizás sea el momento de hacer un poco más de lo necesario para poder hacer un delicioso almogrote.

Otras salsas relacionadas

Mojo picón

El Mojo Picón es la conocidísima salsa canaria, típica de las islas Canarias (España), y que es el acompañamiento imprescindible para las famosas papas arrugadas.

El origen del mojo canario data del siglo XIX cuando hay un auge del comercio de las especias de la zona. Todos se atreven a asegurar que el origen de la palabra mojo proviene del portugués molho , que traducido al castellano significa salsa.

Las papas arrugadas, los pescados como el Cherne con mojo verde, la carne o el queso se mimetizan cuando se acompañan de mojo, y todo esto depende del tipo de mojo que se use y como sea de picante.

Esta salsa típica de las islas está compuesta, siempre, por varios ingredientes clave: el aceite, el vinagre y el ajo. A los que luego se añade, según el tipo de mojo que se quiera elaborar, perejil, azafrán, cilantro, pimiento, pimientas, comino, pimentón y un sinfín de hierbas, frutos secos, especias, tomate e incluso aguacate.

En total, los expertos no dudan en aseverar que existe más de una veintena de mojos, y los agrupan en mojos tradicionales, adobos, salmorejos, escabeches, y otras salsas. Todo ello dependiendo de la isla en la que se cocine, el municipio, e incluso en qué familia se prepare y con qué ingredientes. No hay una receta única;lo que muestra la extensa y variada riqueza culinaria del archipiélago. Los más conocidos son el mojo rojo y el mojo verde.

Ingredientes:

– Medio vaso de aceite de oliva virgen
– Un chorro de vinagre de vino (la mitad de medida que de aceite)
– Una cabeza de ajo
– 4 pimientas piconas*
– Una cucharadita de comino
– Una cucharadita de pimentón dulce
– Una cucharadita de sal

*La pimientas piconas son una variedad típica de Canarias. Evidentemente este ingrediente te será más difícil de conseguir si no eres de allí, pero puedes sustituírlo por ñoras o pimientos rojos y un poquito de cayena para darle el toque picante.

Preparación:

– Limpiamos las pimientas de semillas, pelamos los dientes de ajo y los echamos todo en el mortero. – Añadimos la sal y el comino y empezamos a majar hasta dejarlo todo bien triturado y crear una pasta.
– Añadimos el pimentón y seguimos majando.
– Cuando esté todo bien majado y mezclado añadimos el aceite y el vinagre y seguimos dándole al mortero hasta que esté todo perfectamente mezclado.